VÍDEOTECA | PSG 2-1 Girondins Bordeaux [2013]

El primer título de Laurent Blanc como entrenador del PSG fue precisamente ante el Girondins de Burdeos, equipo con el que había ganado la Ligue 1 años atrás, y en una Supercopa en la que los parisinos sufrieron más de la cuenta para llevarse la victoria final sobre un sólido Girondins. Aquí os dejamos el partido completo:

Gaëtan Huard detiene el récord de Enyeama

El ambiente de gran duelo se podía respirar hoy en el Chaban-Delmas, el Girondins recibía al Lille o lo que es lo mismo, Vincent Enyeama visitaba el templo de su enemigo Gaëtan Huard, con el propósito de volver a pararlo todo y así arrebatarle el récord de imbatibilidad al ex guardameta.

Read more of this post

Faubert, el ‘Zidane’ que no fue

Es sabido que la fama en el deporte es efímera, que igual que vienes te vas, y que una mala decisión puede truncar una prometedora carrera. Julien Faubert llegó a ser comparado con Zinedine Zidane. Tal vez demasiada presión para un jugador que por aquel entonces aún no había alcanzado la madurez futbolística ni había despuntado en un gran club. En España se le conoce por su paso por el Real Madrid, de dónde salió a los seis meses de llegar habiendo jugado sólo dos encuentros. Sin duda su etapa en la capital española marcó un antes y un después en su carrera.

Read more of this post

Una de cal y otra de arena

No fue una tarde completa para el fútbol francés. Mientras que el Lyon se clasificó para los 1/16 de la Europa League sin merecerlo, el Girondins dijo adiós a la competición mereciendo la victoria ante el líder de grupo, en un partido en el que los de Gillot pecaron de puntería y acabaron cediendo en el minuto 82 con gol de Lanig.

Read more of this post

Serge, la primera llama que entra a un estadio de fútbol

El otro día, unos jóvenes franceses secuestraron a una llama y se la llevaron de noche para divertirse con ella. Estos jóvenes, que iban ebrios, colgaron las fotos con el animal en una red social horas después. Para bien del aficionado, la llama regresó sano y salva a su hogar. Bien, días después, el presidente del Girondins invitó a la llama, de nombre ‘Serge’ a que presenciara en directo el derbi atlántico entre Nantes y Girondins en Chaban Delmas.

La llama «Serge» se da un baño de masas antes del partido Girondins-Nantes

Foto: ABC.

Read more of this post

La jornada de Europa League para los franceses

Europa ahonda la crisis del Lyon (O.Lyon 1-1 Vitoria Guimaraes)

Read more of this post

El PSG se lleva la Supercopa de la manera más cruel.

Siempre se ha dicho que la balanza futbolística tiende a equilibrarse, que lo que unas veces te da, otras te lo quita. Lo normal viene siendo que dicho efecto tarde meses e incluso años en darse. Al Girondins el fútbol le quitó ayer lo que le había dado en mayo, en el primer partido oficial de esta temporada le devolvió la jugarreta del último de la campaña pasada. Y es que pocas cosas más crueles hay que perder un título cuando todo parece abocado a un empate, cuando tu mente está ya en lo que vendrá después. Y tal vez ese fue el problema del Girondins en el minuto 94, olvidarse de lo que estaba pasando en ese momento pensando en lo que vendría en el siguiente. Más de hora y media de tremendo desgaste físico que quedaron en nada en un par de segundos, los que tarda el esférico en llegar del pie de Lucas al fondo de la red pasando antes por la cabeza de Alex.

No fue un gran partido del Paris Saint-Germain, que parecen empezar la temporada con las mismas dudas con las que empezaron la pasada. Sin Cavani ni Marquinho convocados, la formación de Blanc fue un calco del clásico 4-4-2 de Ancelotti, pero cambiando a Verratti por Motta. La idea era la misma, controlar el esférico, dar libertad a Ibrahimovic y aprovechar la profundidad de Lavezzi. No se puede decir que el plan funcionase, en gran parte por el excelso partido de la pareja de pivotes del Girondins. Nguemo y Poko se desfondaron físicamente en cada ayuda, ahogando el juego del PSG en la zona de ¾ y no dejando pensar a Pastore ni recibir cómodo a Ibrahimovic.

El buen trabajo defensivo no tenía su repercusión en ataque, y la presión de los parisinos evitó que durante los primeros compases los de Gillot pudiesen salir de su propio campo. Una primera media hora aburrida, cuyas únicas ocasiones llegaron por errores puntuales. La más clara fue para Lavezzi, que recibió un ‘pase’ de Obraniak que le dejó prácticamente sólo ante Carrasso, pero el guardameta reaccionó para enviar a córner. A parte de esto, tan sólo un par de jugadas a balón parado en las que Thiago Silva llegó sin marca a zona de remate pero no logró impactar bien con el esférico. Poco a poco el Girondins se fue quitando de encima la presión, y en la única ocasión clara se adelantó en el marcador. Maurice-Belay ganó el balón en banda izquierda y llegó a línea de fondo ante la pasividad de Alex y Jallet, que le dejaron mirar, pensar y centrar. Saivet apareció al primer palo para poner la pelota en el las mayas haciendo el 0-1 en el 39’.

El gol dejó tocado al PSG, que ni antes ni después del descanso fue capaz de reaccionar, en incluso por momentos perdieron el orden por completo. Los de Burdeos olieron la sangre y apretaron buscando la sentencia, pero ni Maurice-Belay en disparo cruzado, ni Poko en un mano, ni Saivet con una vaselina fueron capaces de batir a Sirigu. Y ante el conjunto parisien hay dos cosas que no debes hacer jamás: desfondarte físicamente antes de tiempo y perdonar. Ambas las hizo el Girondins en los primeros minutos del segundo tiempo. Se fueron viniendo abajo las fuerzas, y Blanc dio entrada a Verratti, Coman y Ongenda. Era el minuto 70, y ahí se le fundieron definitivamente los plomos a los de Gillot, que seguía sin hacer cambios. De repente Nguemo y Poko no fueron suficientes. Obraniak, Plasil y Maurice-Belay llegaban un segundo tarde, demasiado.

Avisó Ibrahimovic en el 80’ con un gol mal anulado por el colegiado, y dos minutos después Lucas encaró con velocidad por la zona central, se la dejó a Ibra y éste la elevó al primer toque para la llegada de un Ongenda, que tenía más fuerza que todos los jugadores del Girondins juntos. Remate al primer toque y 1-1. Se veían venir minutos de agonía en el área Carrasso, y efectivamente lo que restó de partido fue un monólogo, pero sin ocasiones claras. Entonces llegó el momento fatídico: en el 93’ Gillot hace un triple cambio, justo antes de que el colegiado pite una falta frontal lejana a favor del PSG. Lucas colgó el balón y la defensa deja otra vez a un jugador entrar sólo. Esta vez no fue Thiago Silva como en las dos del primer tiempo, sino Alex, pero a la tercera fue a la vencida. Remate inapelable del brasileño que le dio al Paris Saint-Germain un título que no ganaba desde 1998.

Por: Alejandro Galante (@AlexGalante11)