La Copa francesa se juega en Ultra Mar.

Todos los años en la séptima ronda de la Copa de Francia entran en liza los equipos provenientes del llamado DOM-TOM. Estas siglas hacen referencia a las dependencias y territorios de ultramar que están bajo la soberanía de la República Francesa.

 

Como es habitual, los equipos “europeos”permanecen expectantes para ver si han de viajar a algún lugar exótico. Las Islas Antillas, la Polinesia o el océano Índico, están dentro de la amplia gama de destinos con los que pueden ser premiados.

Se podría decir que son unas bonitas vacaciones, ya que la mayoría de los equipos viajan con una semana de antelación, con objeto de aclimatarse a las condiciones de estos lugares tan paradisiacos. Aunque, seamos serios, allí uno va a disfrutar el momento.

Coupe de France Airlines” propone siete posibles destinos, que oscilan entre los 6.000 y 18.000 km de distancia: Guadalupe, Martinica, Guayana Francesa, Tahití, Mayotte, Reunión y Nueva Caledonia. Este año les ha tocado emprender el viaje hacia los diferentes océanos del planeta a los jugadores del FC Chambly (Guadalupe), París FC (Reunión) y ASM Belfort (Polinesia).

El ASM Belfort, equipo de la CFA (cuarta división francesa) ha sido agraciado con el premio gordo del sorteo. Nada más y nada menos que 16.000 kilómetros separan la Polinesia francesa del país galo. Un compendio de 118 islas dispersas en más de , lo que sería equivalente a la superficie del continente europeo.

Casi 40 horas de viaje para llegar a su destino, Tahití, el AS Dragon de Papeete les aguardaba. Campeón de la Copa de Francia en esta región, es el equipo con mayor nivel del país. La mayoría de sus jugadores pertenecen a la selección tahitiana que disputó la Copa Confederaciones del pasado mes de julio. De ese combinado recordaremos a Marama Varihua, ex jugador de Nantes, Nice, Lorient, Nancy y Monaco, quien ha ejercido como anfitrión de los jugadores del Belfort durante su estancia en la isla.

El estadio del AS Dragon.

 

A su llegada a Tahiti, los collares de flores han predominado en la vestimenta de los jugadores franceses. Las excursiones por los bonitos parajes tahitianos no han faltado y los baños en aguas del Pacífico han sido más que relajantes.Sin embargo, en los cinco días de concentración en esta isla es difícil pensar en fútbol. Las sesiones de entreno y de recuperación tenían lugar por la tarde. Muchos de los jugadores llegaban fatigados tras las largas expediciones por la Polinesia.

Y así ocurrió el día del partido. El combinado local, mejor ubicado mentalmente, plantó sus credenciales sobre el tapete verde del estadio de Papeete. Dominaron durante todo el encuentro, más que por técnica, por garra y por coraje. Sin embargo, todavía la fortuna le es esquiva a los conjuntos inferiores. Un lanzamiento de falta acabó con el sueño tahitiano y colocó al ASM Belfort en la siguiente ronda de la Copa de Francia.

Ahora quedan otras 40 horas de viaje, quizás no tan llevaderas como en la ida, pero con el triunfo en el bolsillo. Toca pensar en la CFA y no será fácil después de esta bonita experiencia.

Informe de Jaime Bonnail (@Jbonnail)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: