Historia del fútbol francés. Capítulo I. Gustave Jordan.

Año 1938, la Alemania Nazi esperaba ansiosa el comienzo de la Segunda Guerra Mundial para arrasar todo lo que se encontrase a su paso. En la otra orilla, los grandes pensadores, los eruditos del 38 que se lanzaron a la aventura sabiendo que la horca sería su destino. Entre ellos se encontraba él, orgulloso y con la cabeza bien alta, tras haber decidido dar el paso y emigrar al lugar donde le abrirían las puertas y donde los derechos humanos afloraban. Gustave Jordan,nacía en Linz (Austria) el 21 de febrero de 1909 y pronto comenzó a dejarse notar entre los mejores jugadores de la época. Con 24 años, el Racing Club de París decidió contratarle junto a Rudi Hiden. Él se sentía un tipo humilde al lado de tanta estrella, irreconocible para muchos aficionados. Jordan comenzó jugando de delantero centro y de interior derecho, pero su verdadera vocación era la defensa. Era un tipo, que a pesar de su 1,72, era un mariscal en el eje de la zaga y ya pronto debutaría con la selección francesa, ese país que le acogió. Muchas fueron las críticas hacia él, sobre todo por la extrema derecha gala, los cuales escupían veneno en sus palabras por su procedencia austriaca.

“Gusti” debutó un 30 de enero de 1938 ante Bélgica, con un resultado de 5 a 3 para los galos. El defensa hacía las delicias de los espectadores con sus espectaculares pases de 30 metros en diagonal hacia los extremos, los cuales sólo tenían que enfilar el área rival. Sabía perfectamente que tras esta exhibición, ni sus compañeros ni los propios aficionados le iban a pedir su pasaporte. Él era francés, así lo promulgó su entrenador Gabriel Hanot, un partisano de la integración que se dedicaba a leer a Ernest Renan, aquel escritor que se atrevió a tildar a Jesús de Nazaret de anarquista. Pues bien, Hanot cogió su pluma y sin más dilación plasmó que su protegido era francés con todos los honores. A pesar de ello, en 1940 la policía de Werhmacht le detuvo pero dada su condición de estrella mediática fue soltado a los pocos días.
Tras más de veinte años en el Racing, volvió a ser convocado por Hanot, quien había vuelto a tomar las riendas de las selección de la liberté, para jugar un Austria-Francia. El partido no tuvo color, vencieron los austriacos por 4-1 pero fue una victoria para Gustave Jordan y para el corazón de los aficionados.

Jaime Bonnail @Jbonnail

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: